20 de enero de 2013

ACTIVA LA CIRCULACIÓN DE TUS PIERNAS


Si notas que empiezas a tener varices, tienes pesadez o se te hinchan las piernas es, posible que tengas inicios de enfermedad venosa crónica. Además, existen otras causas de, por ejemplo, la hinchazón de piernas por retención de líquidos, como es el caso del cambio hormonal que se produce en el final del embarazo,...




Aunque puedan existir otros orígenes, en ambos casos este post te puede interesar, para poder realizar unos sencillos ejercicios que ayuden a activar la circulación, realizando el retorno venoso y drenando. 


¿Qué es la Enfermedad Venosa Crónica?

Es una afección en la cual las venas tienen problemas para retornar la sangre de las piernas al corazón. Normalmente, las válvulas de las venas profundas de la pierna mantienen la sangre fluyendo de nuevo hacia el corazón, de manera que no se acumula en un lugar, pero las válvulas en las venas varicosas están dañadas o ausentes. Esto hace que las venas permanezcan llenas de sangre, especialmente al estar de pie.

¿ Porqué tengo tendencia a tener este problema?
Puedes tener más predisposición por:
-La edad y ser mujer ( está relacionado con los niveles de la hormona progesterona). 
-Ser de estatura alta. 
-Factores genéticos. 
-Antecedentes de trombosis venosa profunda en las piernas (propios o familiares).
-Obesidad y llevar un estilo de vida sedentario.
-Embarazo (los embarazos múltiples aumentan la frecuencia).
-Permanecer sentada o de pie por mucho tiempo. 
-Determinados trabajos (como peluquera, camarera,...) favorecen el avance de la enfermedad.
-Tratamientos hormonales (píldora anticonceptiva, terapia hormonal sustitutiva...).




¿Qué síntomas puedes notar?


-Dolor intenso, pesadez o calambres en las piernas. Dolor incluso en el recorrido de una vena.
-Picazón y hormigueo.
-Quemazón.
-Dolor que empeora al pararse.
-Dolor que mejora al levantar las piernas.
-Sensación de hinchazón de las piernas.
-Enrojecimiento de piernas y tobillos.
-Cambios en el color de la piel alrededor de los tobillos.
-Venas varicosas superficiales.
-Engrosamiento y endurecimiento de la piel en las piernas y en los tobillos.

 ¿Qué puedo hacer?


Lo mejor es evitar el avance de la enfermedad para no tener que llegar a la temida cirugía (en casos avanzados). Las medidas de prevención para el avance de la EVC pueden ser:

-Usa medias de descanso para disminuir la hinchazón.
-Evita sentarse o estar de pie por períodos prolongados.
-Evita el contacto con el calor (radiadores, braseros,...).
-Puedes reactivar la circulación haciendo baños de contraste (agua fría- templada en la ducha). Termina siempre con el agua fría.
-Evita ropa que pueda comprimir la circulación (ajustada, calcetines que aprieten muchos,...).
-Evita zapato plano y de tacón muy alto: lo ideal es algo de 3-4 cm.
- Siempre que puedas eleva los pies (en la cama,...).
-Mover ligeramente las piernas ayudará a que la sangre de las venas retorne al corazón. 


HAZLO TU MISMA

Ejercicios para activar la circulación:
Acostada:

-Con las piernas estiradas, eleva un poco una y realiza círculos con el tobillo, en el sentido de las agujas del reloj y al revés. Repite 10- 15 veces.


- En la misma posición realiza flexión y extensión de los pies (pon los dedos en punta). Repite 10- 15 veces.








- A continuación, separa y abre las piernas de forma alternada, con las piernas ligeramente despegadas del suelo. Repite 10- 15 veces.











- Eleva las piernas (ángulo de 90 grados respecto al suelo). Realiza flexiones y extensiones (ejercicio de la tijera). Repite 10- 15 veces.





- En la misma postura realiza el ejercicio del pedaleo. Repite 10- 15 veces.
















De pie:

Ponte de puntillas y de talones de forma alternada. repite 15-10 veces.



-Junta y separa la punta de los pies. Repite 10-15 veces. 















Sentada:

Puedes realizar ejercicios con diferentes materiales que tengas en casa: con una pelota pequeña, enrollando una toalla, haciendo girar un palo,...





Además...

Siempre será útil que ayudes al retorno venoso realizando automasajes ascendentes (la dirección siempre del tobillo al muslo), ademas de que notarás un gran alivio.




Referencias


-  Bergan JJ, Schmid-Schonbein GW, Smith PD, et al. Chronic venous disease. N Engl J Med. 2006.
 - Freischlag JA, Heller JA. Venous disease. In: Townsend CM, Beauchamp RD, Evers BM, Mattox.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario!