24 de noviembre de 2013

10 PUNTOS CLAVE POR LOS QUE TOMAR SOJA


Seguramente conoces algunos de los múltiples beneficios que posee la soja (sobre todo si eres vegetariana/vegana/intolerante a la lactosa..): combate el envejecimiento, ayuda a controlar el colesterol, estimula la concentración y la memoria…

Pero si hoy hablo de la soja, es por los especiales beneficios que puede ofrecer a la mujer. Especialmente en la etapa de la menopausia, la soja se convierte en un alimento más que recomendable. El calcio que contiene ayudará a nuestros huesos y las isoflavonas de la soja (respaldadas por publicaciones científicas) contribuyen a aliviar determinados síntomas típicos del climaterio, como es el caso de los sofocos, sudores,...




La lección de hoy habla de lo que este alimento nos puede aportar.



10 PUNTOS CLAVE
1. La soja es una legumbre, un alimento vegetal y saludable que contiene múltiples beneficios para el organismo.

2. Destaca su alto contenido en proteínas de alto valor biológico: de gran cantidad y calidad de aminoácidos (contiene 8 aminoácidos esenciales que deben adquirirse a través de la alimentación). Por eso, se ha convertido en una gran alternativa para obtener proteínas en aquellas personas vegetarianas, intolerantes a la lactosa o alergícos a la proteína de la leche.
3. Es rica en vitaminas y minerales: Sobre todo vitaminas del grupo B (B1, B2 y B5). En cuanto a minerales, la soja posee cantidades mayores que las de cualquier otra legumbre, destacando el potasio y el fósforo. Baja en sodio: ideal para controlar la hipertensión.

Además, por ser fuente de Calcio, también es recomendable para la mujer sobre todo en etapas postmenopáusicas.
4. Contiene “grasas buenas”: La soja es rica en ácidos grasos poliinsaturados y monoinsaturados, ayudando a equilibrar en nuestra dieta el efecto total de las grasas. Que la soja no contenga apenas grasas saturadas es positivo, ya que está demostrado que una dieta baja en grasas saturadas ayuda a controlar los niveles de colesterol en sangre.
5. La menopausia incrementa ciertos riesgos, como el de sufrir enfermedades cardiovasculares. Siendo jóvenes, estamos más protegidas comparativamente respecto al hombre, pero a partir de la menopausia la incidencia aumenta de forma notable. Una parte esencial de la prevención cardiovascular es una dieta adecuada y, dentro de ella, el consumo de productos de soja.  
6. Alivia los síntomas de la menopausia: De todos los síntomas de la menopausia, las mujeres refieren que los sofocos y los sudores nocturnos son a menudo los más molestos. Este tipo de episodios se da durante un intervalo de tiempo que va de los 6 meses a los 2 años antes de entrar en la etapa del climaterio. Estos síntomas son causados ​​por la alteración de los niveles de la hormona femenina (estrógeno).

El tratamiento farmacológico paliativo que se emplea es la terapia hormonal sustitutiva. Aunque posee múltiples beneficios (además de en síntomas, en protección coronaria,…) también se la relaciona con un aumento del riesgo de desarrollo de cáncer de mama y se debe tener precaución en pacientes con antecedentes de tromboembolismo venoso. Por ese motivo, hay mujeres que no deben o no quieren tomar este tipo de medicación.
Los fitoestrogenos de la soja han demostrado científicamente poder ser una ayuda. Existen muchos estudios sobre este tema, algunos han reflejado mejores resultados que otros, pero en general, se registran mejorías en síntomas en aquellas pacientes que consumen soja frente a placebo
7. Son las llamadas isoflavonas de la soja las que confieren esa ayuda en los síntomas de la menopausia. El descubrimiento de este hecho se produjo al observar que estadísticamente la población asiática era menos proclive a padecer estos síntomas respecto a la europea. Además de factores genéticos, se observó que el consumo habitual de soja en la dieta contribuía.

8. Dosis: Consumir unos 40 gramos de soja al día ha demostrado tener efectos beneficiosos en las mujeres menopáusicas, ya sea en síntomas como en la lucha contra la osteoporosis. Esta cantidad puede ser expresada en unas 4 raciones (bebida, tofu, u otros).

9. Del mismo modo que cada mujer sufre molestias ante la llegada de la menopausia, también puede serle útil el consumo de soja en mayor o menor medida. Según recomendaciones, si una mujer no siente alivio en cuatro semanas con la ingesta en la dieta, existen suplementos alimenticios que contienen isoflavonas de soja concentrados.

10. Por si fuera poco todo lo anterior, este alimento altamente nutritivo es bajo en calorías, con lo que puedes consumirlo sin sufrir por la báscula.

Sin embargo, la soja no está exenta de controversias y también existe información negativa hacia ella: que si debe evitarse por dar problemas con la tiroides, que ejerce desarreglos en la menstruación, evitar en niños… Como todo en esta vida, las cosas en su justa medida: su consumo moderado es saludable en una adulta sana, sobretodo en la etapa menopáusica (y así lo confirman los estudios sobre el tema, aun cuando unos estudios tengan datos estadísticamente más significativos que otros).


Webs de interés


Referencias

-Juliá M. D., Ferrer J., Allué J. Servicio de Ginecología y reproducción. Hospital Universitario La Fe. Valencia. Elservier. Posicionamiento de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia sobre el uso clínico de las isoflavonas en el climaterio. Marzo 2008.

- Welty F.K., Lee K. S., Lew N. The association between soy nut consumption and decreased menopausal symptoms. Journal Womens Health. 2007 Apr; 16(3):361-9.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario!