8 de mayo de 2014

CLAVES SOBRE LA DIÁSTASIS ABDOMINAL


En el, anterior post te estuve comentando que no es aconsejable realizar determinados ejercicios, como son los abdominales sobretodo cuando tenemos lesionado el suelo pélvico, porque pueden empeorar la situación por la presión a la que se les somete.

Pues bien, hoy quería comentarte que también sería perjudicial realizar esos ejercicios en otros casos, como es cuando se ha producido una diástasis abdominal.


diastasis recti
vía: pinterest

Es posible que no sepas en que consiste la diástasis: se trata de una separación de los rectos del abdomen, yaque están unidos por un tejido conectivo que se llama línea alba.

Si recientemente has sido madre es posible que notes que tu abdomen esté "flácido y descolgado". La maternidad y aumento de peso en la gestación es uno de los principales motivos por los que se produce, ya que esa zona se somete a un aumento de presión intraabdominal que provoca que se produzca la distensión.

Otras causas que pueden perjudicar la lesión pueden ser: 
- Realizar los ejercicios que aumenten dicha presión, como son los abdominales. Te recomiendo que veas el post sobre ese tema.
- Ejercer a más presión la zona, como puede ser por problemas de estreñimiento: por lo cual convendría evitar el problema (tomar alimentos ricos en fibra, beber agua, caminar,...).
-Los problemas respiratorios pueden perjudicar la zona si no se tose de la manera apropiada.

Además, conviene que evites:
-Estiramientos forzados de esa zona abdominal tales como algunos que se realizan en yoga. 
-Cualquier ejercicio que haga que la pared abdominal se abulte hacia fuera ante algún esfuerzo.
-Levantar objetos muy pesados.

Te dejo el vídeo que hablaba de algunos ejercicios abdominales a evitar para el suelo pélvico (que son igual de perjudiciales para este tema):


¿Cómo sé que tengo diástasis?
La manera de detectarlo es con la siguiente prueba:
1. Boca arriba, con las rodillas flexionadas y un brazo debajo de tu cabeza.
2. Coloca 2 dedos del otro brazo en el abdomen, en la zona media por debajo del ombligo.
3. Con el abdomen relajado, al espirar presiona suavemente con los dedos dentro del abdomen.
4. Mueve los dedos en la zona de la línea media (entre el espacio que hay en la musculatura de ambos rectos anteriores).
-Si hay un espacio superior a 2 dedos tras haber sido madre, significa que la separación es superior a lo normal y puedes tener diástasis.
-Si la separación es de 1 o 2 dedos y no has sido madre también puedes tener el problema (en caso de haber sido madre es normal puesto que la zona aún está readaptándose).


Conviene que sepas:
-No pienses que por haber sido madre debes quedarte así.
-No es un daño permanente: puedes solucionarlo!
-Si no has sufrido una cesárea puedes comenzar a fortalecer la zona tras el parto.

¿Qué puedes hacer?
-Evitar todo lo anteriormente dicho: ejercicios perjudiciales, estreñimiento, toser mal,...
-Cuida tu postura. Evitaras agravar el problema.
-Ponte en manos de un profesional: te puede aconsejar ejercicios. Ademas, te puede recomendar si lo cree necesario una faja-cinturón abdominal que te ayude en el postparto a aproximar la musculatura.
-Recuerda; la cirugía que sea siempre el último recurso.

¿Crees que puedes tener diástasis abdominal? Es mucho más común de lo que nos pensamos





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario!